Una travesía por los principales momentos de los proyectos en internet

por Espira,

A punto de soplar las velas de nuestro séptimo aniversario como Espira hacemos un alto en el camino para echar la vista atrás y recordar esos momentos clave que han marcado la evolución del diseño y las posibilidades que una buena presencia en Internet tiene y ha tenido para las empresas. Siete años que en realidad son muchos más, ya que suman más de 15 los que llevamos en contacto con este sector profesional trasladándonos a una etapa en la que hablar de nuevas posibilidades en torno a los proyectos web parecía todavía algo del futuro pero ya se apuntaban maneras, con nuevos retos que calaban en las estrategias de marketing de las enseñas.

El puerto de partida de este viaje se sitúa allá por el 2002, momento en el que el diseño web no se concebía como una forma de comunicarse con el cliente, más bien como un canal unidireccional donde la empresa pensaba que el hecho de contar con un sitio en internet era sinónimo de generación de negocio.

En esa época se desarrollaban los sitios web sin pensar en el usuario, sin tener un criterio de usabilidad definido y sin seguir unas pautas mínimas de cara a la accesibilidad. Imperaba el uso de iframes, los diseños en los que el contenido estaba en el centro de la pantalla, una etapa en la que el miedo al scroll era algo que nos marcaban a fuego en los briefing de los clientes.

A todo esto se le unían tecnologías nada accesibles como Flash, pero muy atractivas para los propietarios de las empresas por la vistosidad que ofrecía al visitante. Hoy día es impensable que nadie te proponga un proyecto con estas indicaciones.

Fue a partir de 2003 cuando los cambios comenzaron a palparse y las empresas mostraban su interés por generar sitios web que además de atractivos fuesen capaces de ser posicionados en los motores de búsqueda. Flash se convirtió en el principal obstáculo para conseguir este objetivo de posicionamiento y visibilidad. No obstante, persistían las enseñas que anteponían esta tecnología a la usabilidad y la accesibilidad.

Este momento fue vital para introducir esa palabra clave: accesibilidad, como argumento para convencer al empresariado de que lo importante era el usuario y no su propio ego por ver un pseudo anuncio de televisión en las pantallas de ordenador de sus potenciales clientes.

Con la mirada puesta en el usuario y los motores de búsqueda

recorrido proyectos internet

El siguiente alto en el camino fue 2007, año en el que se funda Espira persiguiendo un objetivo claro hacer ver a las empresas que quieren estar presentes en internet que lo realmente importante es el usuario que quiere comprar sus productos o servicios y los motores de búsqueda, que serán los que hagan más visible su marca en función de esta accesibilidad.
Por estas fechas comenzamos a ver más de cerca tecnologías móviles, otro argumento de peso para que las empresas se dieran cuenta de que herramientas como Flash no eran las más adecuadas. Aún así, las personas que tomaban las decisiones estratégicas en las empresas veían las tecnologías móviles todavía muy lejanas.

Más o menos sobre 2008 comienza a ser una realidad el Internet Móvil, con dispositivos como el iPhone 3, un terminal que realmente permitía navegar desde el móvil con una velocidad por entonces más que suficiente y con una calidad gráfica que hasta la fecha nadie había conseguido. Este año supone para nosotros un punto de inflexión, ya que a partir de ese momento es cuando decidimos apostar por el desarrollo de apps para móviles, concretamente para el sistema operativo de Apple, con el fin de darle al cliente un universo de opciones mayores para ser una marca relevante en el mercado.

Este dispositivo, y el iPad años más tarde, consiguen que las empresas olviden por completo el desarrollo de sitios web que utilicen Flash, ya que esta tecnología no permite su visualización en ellos.

Y llegó 2009, quizás espoleado por la crisis, el aumento de personas en situación de paro, y el gran buzz que se generó en torno al e-commerce. Fue un año en el que en Espira detectamos un mayor crecimiento del desarrollo de proyectos de comercio electrónico, tanto desde las empresas que querían poner su producción en venta como desde los propios emprendedores que creían en este canal como elemento de salvación a la situación económica.

El comercio electrónico ha crecido de forma significativa y las empresas han visto la necesidad de que dichas estrategias se afronten de forma más profesionalizada, algo que hasta la fecha se llevaba a cabo bajo la bandera del low cost, con el consiguiente fracaso en la mayoría de los casos.

El diseño web pensado en los móviles empieza a tomar fuerza. Ya no se piensa en la web móvil como una versión más de nuestro site sino que se comienza a pensar en la gran variedad de dispositivos y tamaños de pantalla lo cual lleva a que en 2011 se hable ya de Responsive Web Design. Hasta la fecha, sigue siendo el camino a seguir para que nuestra estrategia online sea capaz de adaptarse al gran universo de usuarios, dispositivos, hardwares y softwares existentes para acceder a internet.

A pesar de que en 2013 fue el año donde se habló de RWD (Responsive Web Design) como nunca antes se había hecho, ya en 2008 el W3C recomendaba el formato de una única web para todos los dispositivos, origen del RWD.

Ahora, en este 2014, el año del mobile, tenemos un reto por delante, conseguir acometer nuestras estrategias online sin pensar en diferenciar nuestra web móvil y de escritorio, debemos tener más que presente que las estrategias ahora son multicanal.

Imagen de Creative Commons de Telefunken