¿Es nuevo esto del Comercio Electrónico Social?

por Espira,

Estoy dándole vueltas a la cabeza sobre una propuesta interesante que nos ha hecho una colaboradora, la propuesta en sí no es otra que dar una charla a jóvenes emprendedores sobre comercio electrónico, por qué apostar por él en la empresa, ventajas, desventajas, en fin, una charla interesante pero para la cual tengo cierto respeto ya que en estos casos los asistentes esperan de tí que seas un gurú o que les cuentes todos y cada uno de los secretos para ser un Amazon cualquiera. Si los supiera, seguramente no los contaría.

Lo que sí me atrevo a contar son las experiencias de todos estos años que llevamos implantado proyectos de e-commerce en Espira, casos de éxito y otros que no lo han sido, experiencias, curiosidades, etc. Y si además, a esto le podemos sumar algo de tendencias o expectativas, pues mejor.

Todo esto viene al hilo de algo que no dejo de oir últimamente y que, si lo pienso con calma, hace ya mucho tiempo que se venía usando en el comercio electrónico, la socialización de las compras online.

Es cierto que ahora está mucho más en boca de todos y que la socialización de las ventas online se está oyendo cada vez más gracias a la explosión del uso de las herramientas sociales, vamos del Social Media y todo lo que los señores de Facebook, Twitter y demás están trayendo a este canal.

El caso es que mirando un par de años atrás, ya planteábamos a los clientes la necesidad de socializar sus tiendas online, o mejor dicho, de humanizar estos escaparates, un lugar donde no sólo se hablara de vender sino que además los compradores fueran los mismos prescriptores del producto y de la tienda. Como siempre, el miedo a que la gente hable mal de nuestra marca, ese miedo a lo desconocido, porque esto no es otra cosa que no conocer la realidad. No conozco a muchos que pierdan el tiempo en criticar a una empresa porque sí, a no ser que obviamente esa empresa haya hecho mal las cosas. Entonces hablamos de otro problema.

Según un artículo sobre Cómo interactúan los consumidores con las marcas en Facebook, es curioso darse cuenta que la gente, un 40%, lo hacen con el objetivo de recibir descuentos y promociones, y que además, la implementación del botón Me gusta de Facebook ha generado tráfico y por tanto mayores ventas a empresas que lo han implantado para mejorar sus números.

Todo esto no hace más que implicar a nuestro ámbito social en todo aquello en lo que participamos en Internet, las marcas que nos gustan, los lugares donde compramos, las empresas que recomendamos. La diferencia principal es que la capacidad que tenemos ahora de expandir esta socialización de nuestro negocio online es mucho más fácil y sobre todo, con mucha más fuerza que lo que se hacía hace unos años con unos simples comentarios.

En fin, si al final resulta que el bueno del comercio electrónico es incluso más sostenible que el tradicional porque genera menos emisiones de CO2.