Comercio electrónico en estado puro

por Espira,

Preparando una pequeña escapada para desconectar del trabajo recordé que tenía que comprar una silla de viaje para niños así que, manos a la obra, entré en Google, realicé las búsqueda pertinentes y comencé a realizar comparaciones de precios, características, marcas, tiendas, etc.

Creo que en cuestión de 10 minutos tenía tomada la decisión. El precio, los gastos de envío, el tiempo de entrega, todo estaba decidido y la verdad es que resultó una compra muy ágil, cómoda y rápida, tanto a la hora de realizar las búsquedas como a la hora de el tan temido proceso de compra dentro de la tienda elegida. Sólo quedaba pagar con la tarjeta, y por supuesto, todo salió a las mil maravillas, de nuevo agilidad y rapidez y en 2 días tenía la silla de viaje en casa.

Hasta aquí todo normal, lo reseñable en todo esto es que tanto el proceso de búsqueda, como la selección del producto, proceso de compra y pago online lo hice con un iPad, sí un iPad, y la satisfacción como usuario fue altísima (no sólo es mérito del iPad, también de la tienda donde hice la compra).

Pues parece que en esta época en la que el comercio electrónico está convirtiéndose en una salida para las empresas que deciden vender online, el iPad, ese artilugio que no se tardó en catalogar de innecesario o absurdo, y que mucha gente utiliza única y exclusivamente como herramienta de entretenimiento, va a ser un aliado de las empresas que venden online y se lo tomen en serio, un nuevo revulsivo para el comercio electrónico.

Y es que el comercio electrónico no deja de crecer en España, donde los últimos datos del Primer Trimestre de 2010 reflejan una facturación histórica de 1.669,92 millones de euros, un 34 por cien más que en el mismo periodo del 2009.

Y por si fuera poco los movimientos que se están dando en el sector, tanto dentro de nuestras fronteras como fuera de ellas, no pasan nada desapercibidos. Zara comienza a vender online (aunque no con mucho acierto, muchos fallos, errores técnicos y otros indescriptibles) tras anunciarlo hace unos meses, con gran expectación, y seguramente con bastante éxito, aunque parece que no al principio por los numerosos problemas técnicos que están teniendo en su primer día online.

Fuera de España, Google, en su política de adquisiciones, se hizo con la firma Like.com, un movimiento que algunos ven como un afán de controlar no sólo el mercado de las búsquedas sino también el de la venta online.

De estos números no obtenemos otra cosa que una gran sonrisa y satisfacción al ver cómo el comercio electrónico y las empresas que nos dedicamos a ello podemos ayudar a muchas otras pymes a expandir y aumentar sus ventas por canales que quizás nunca se plantearon o a los cuales les tenían respeto y miedo, sobre todo por el desconocimiento o por la falta de asesoramiento externo en este sentido.