Códigos QR para generar tráfico y ventas en mi web, ¿cómo usarlos?

por Espira,

La historia de estos curiosos códigos comienza allá por 1994 en Japón, de la mano del fabricante de coches Toyota, en respuesta a la necesidad de tener controlados los inventarios de los repuestos para la fabricación y ensamblaje de sus vehículos.

Accede a la versión móvil de la web de Espira

Sin embargo, su utilidad como herramienta de marketing se le ha dado en los últimos años, impulsada por los teléfonos inteligentes y las aplicaciones que permiten su lectura y posterior acceso a la información de una forma rápida, de ahí su nombre QR, Quick Response o Respuesta Rápida.

Hoy día no se precia publicación en medios de papel, catálogo, etc. donde aparezca uno de estos códigos, pero no nos equivoquemos, no hay que ponerlos porque sea una moda o porque sea la forma más sencilla de que accedan a nuestra web desde un teléfono móvil.

De qué sirve facilitarle al cliente el acceso a nuestra web, ahorrándole el paso de teclear nuestro dominio en un aparato minúsculo, si luego le vamos a llevar a un sitio web que no está optimizado para ser visualizado en dicho dispositivo.

En este punto es donde entra en juego la capacidad de conocimiento del miedo y asesoramiento del proveedor, que tiene que ir más allá de la mera colocación del código para acceder a la web del cliente. Eso es lo que tenemos que conseguir evitar para que los códigos QR puedan ayudar de verdad en nuestro negocio.

Las aplicaciones son infinitas, todo es cuestión de disponer de medios, recursos y pensar en el usuario, de esta forma daremos con una solución adecuada y óptima para extraer un verdadero rendimiento a estas acciones.

Entre algunas de las acciones que en Espira hemos desarrollado utilizando esta tecnología, queremos mostraros 2 ejemplos interesantes, uno, enfocado a que el usuario que escanea el código acabe convirtiéndose en un cliente que compra en las tiendas que el cliente tiene distribuidas por toda la geografía, tanto nacional como internacional, y el segundo, enfocado a la captación de leads (generación de base de datos) para su posterior análisis y explotación comercial.

En el primer caso, lo importante era conseguir que el usuario que escaneaba ese código tuviera la información lo más adaptada posible al dispositivo móvil, y en función de su ubicación geográfica, podía obtener en tiempo real los resultados de aquellos establecimientos más cercanos donde adquirir el producto del cliente.

Puedes ver aquí el caso de Wonders

En el segundo caso, la acción del uso del QR se combinaba con una acción offline del cliente, una acción de promoción basada en emplazamiento del producto, en el cual se incluía este código QR para que el escaneo del mismo sirviera para captar la información comercial del cliente y poder realizar una acción de marketing personalizada más adelante.

Puedes ver aquí el caso de Automóviles Gomis

En cualquiera de los casos, es muy importante pensar en la utilidad de estas acciones. No se trata de implementar un código QR en todas nuestras comunicaciones bajo cualquier precio, se trata de seleccionar cuál será el objetivo de la acción, cómo vamos a interactuar con nuestro usuario, y qué información nos va a interesar captar para maximizar el efecto de la inversión.

¿Qué te parece si hablamos y te planteamos alguna idea con códigos QR?