Todos a una en la ofi de Espira

por Espira,

¿Recuerdan la película de El Apartamento, de Billy Wilder? En ella, todos los empleados trabajaban a destajo en pequeñas mesas individuales, con teléfonos sonando todo el día y allá al fondo los despachos. Aquellos a los que les hacían entrar para tratar de temas importantes (irónicamente, uno era conseguir la llave del susodicho apartamento), esos que estaban sólo consagrados a los “jefazos”.

Ese recuerdo del oficinista se asemeja bastante a los salaryman japoneses, esos empleados que trabajan todo el día en cubículos pegados a sus trajes y sin el mínimo espacio necesario para el fluir de las ideas.

Oficina de Espira Tecnologías

Estos ejemplos son algunas de las cosas que no queríamos en Espira cuando concebimos nuestras instalaciones: separaciones, despachos, jerarquías…Sentíamos que debíamos crear un lugar en pos de la colaboración, proporcionando espacios de trabajo en los que todos pudiésemos compartir y, sobre todo, construir. Todo esto tiene un sentido final y es que un proyecto requiere de la complementación de varios departamentos que deben saber compenetrarse a la perfección en beneficio del cliente y de la consecución de objetivos.

Instalaciones de Espira

Así decidimos obviar los tabiques y juntar todas las mesas para poder desarrollar nuestras respectivas parcelas en un mano a mano conjunto que nos beneficiase a todos, unos cuantos sastres cuyo entorno colaborativo proporciona la intervención de expertos en cada una de las áreas y fases por las que debe pasar cada uno de nuestros clientes.

Esta opción es, además, mucho más familiar, mejorando la comunicación con el exterior, eliminando los filtros que hacen que alguien que pueda necesitar algo de nosotros desespere, ya que lo más probable es que te coja el teléfono directamente la persona que puede ayudarte.

Oficina de Espira

Esta forma de trabajo más integral no sólo es beneficiosa para nuestros clientes, colaboradores o proveedores, sino que a nosotros nos supone un espacio mucho más cómodo en el que trabajar. Por ello pensamos también que era importante que cada uno pudiese personalizar su espacio si así lo deseaba, prueba de ello son nuestros pósters, la cámara de fotos antigua que vigila la oficina, los muñecos o las imágenes de nuestra familia. Porque trabajando en armonía y en buena sintonía seguimos amando nuestro trabajo y somos capaces de ofrecer a nuestros clientes nuestros valores diferenciales, además de hacerles sentir como en casa.

Oficina de Espira